5 Hábitos para reducir el estrés y mejorar tu productividad

productividad

En el articulo anterior te expliqué la importancia vital que tiene adquirir hábitos saludables para reducir el estrés y aumentar tu productividad. Si aún no lo has leído te lo recomiendo, pero no es imprescindible. Hoy no me voy a extender más y voy a ir directamente a analizar cada uno de ellos.

  1. Aprende a desconectar

Si eres como yo, a menudo caes en la trampa de trabajar hasta altas horas de la noche para terminar algo pendiente o adelantar trabajo para el día siguiente ¡Qué terrible error! Siempre que lo hago tengo la sensación de que estoy siendo más productiva. Pero el 90% de las veces lo que ocurre es que al día siguiente estoy tan cansada que no tengo energía para estar a tope.

Con lo cual, por trabajar un par de horas o tres extra de noche y con el cansancio del día acumulado, dejo de trabajar fresco y a fondo la mañana siguiente.

Además el hecho de no haber desconectado en el momento apropiado me suele pasar factura en el sueño. Me voy a dormir con ideas, problemas, etc. muy recientes en la cabeza y por la noche en vez de soñar con los angelitos, sueño con mi trabajo.

Esto me lleva al siguiente punto:

  1. Duerme horas suficientes

Es muy importante respetar las horas de sueño y tener un patrón equilibrado. Algunas personas necesitan dormir 8 horas otras 9 y otras sólo 4. Sean las que sean, trata de irte a dormir a la misma hora cada día y levántate a la misma hora cada día. Al menos los días que trabajas.

  1. Levántate temprano

“A quien madruga dios le ayuda”. Para los no creyentes, también vale.

Cuando hablo de madrugar no estoy diciendo que sea necesario levantarse a las 5 de la mañana. Si lo haces, estupendo. Pero la hora exacta debes fijarla tú. Levantarse a las 7, por ejemplo, es una idea excelente y un objetivo fácilmente alcanzable.

¿Qué ganas con levantarte pronto? Para empezar, energía. Por la mañana nos sentimos frescos, con la mente despejada, con ideas renovadas. Las primeras horas de la mañana son particularmente productivas en general.

La tranquilidad y el silencio de las primeras horas de la mañana ayudan a que te relajes, a que sientas paz alrededor. Esto te sirve para empezar el día con el pie derecho y también para realizar tareas para las que te resultará difícil encontrar tiempo una vez que entres en la rutina diaria. Desde escribir un email, a escuchar música o prepararte una comida equilibrada. Lo que te apetezca.

Hay personas “nocturnas”, que prefieren trabajar de noche. Obviamente para ellas levantarse temprano no es una opción.  No sé si es una percepción mía personal, pero tengo la sensación de que con la edad uno deja de ser tan nocturno y tiende a madrugar más. Pero no lo sé, no tengo datos que lo avalen.  ¿Tú qué opinas?

  1. Practica Ejercicio

¿En qué guía sana que conozcas no se aconseja hacer ejercicio? En ninguna. Porque el ejercicio es fundamental.

No hablo de matarte horas y horas en el gimnasio para conseguir una tableta de chocolate en el abdomen. Puedes hacer algo de ejercicio más ligero. Como caminar cierta distancia o tiempo cada día, correr, montar en bici, hacer tablas de ejercicio en casa, etc. Ojo, no sirve de nada si el ejercicio es tan ligero que no supone ningún esfuerzo. Suda un poquito, esa es la clave.

El ejercicio físico libera endorfinas que te hacen sentir alegre y vital, combate el insomnio, elimina el cansancio, controla el apetito y el aumento de peso, etc. No hace falta incidir mucho en los efectos positivos del ejercicio. De sobra son conocidos.

  1. Come Sano

La comida sana es buena no sólo para el cuerpo sino también para la mente.

La comida basura está muy rica (a veces ni eso) y te proporciona un subidón de energía inmediato (igual que el café, los refrescos con cafeína y otros excitantes) ya que contienen una alta densidad energética (grasas e hidratos de carbono).

Pero una vez más, todo lo que sube rápido baja enseguida. Es decir, tendrás un pico de actividad pero a cambio de sacrificar las horas siguientes.

A esto hay que añadir todos los inconvenientes que este tipo de comidas y bebidas tienen para el cuerpo: grasa, colesterol, digestiones difíciles, excesivos aditivos, etc.

BONUS: Últimamente, siempre que escribo un post con un listado me da por añadir un bonus, algo extra. A todos nos gustan los regalos, ¿no?

El extra de hoy es un hábito mental, no físico como los anteriores. Presta atención porque tal vez es el más importante de todos:

  1. No dudes de tu capacidad para triunfar

Todos los emprendedores tienen rachas negativas. Especialmente cuando las cosas se nos tuercen, evidentemente.

Pero hay veces en que eres tú mismo quien crea una situación negativa cuando te entran dudas sobre si serás capaz de hacer triunfar tu negocio o sacarlo adelante. No dejes que eso ocurra. Si estás luchando día a día contra mil inconvenientes, no dejes que las dudas sobre ti mismo te venzan. Ni siquiera dejes que te roben tiempo. Dedica esa energía a concentrarte en tu proyecto, en tu negocio. Tú puedes porque eres un emprendedor, tienes talento creativo. Úsalo.

Esto es lo que puedes hacer

Adoptar todos estos hábitos saludables a la vez si no los tienes, puede resultar demasiado.  Por eso, escoge uno. Empieza con él, poco a poco y domínalo. Cuando lo tengas puedes volver a este post y adoptar otro hábito. Si te digo esto es porque estoy seguro al 100% de que una vez que domines un hábito saludable notarás como mejoran tu calidad de vida y tu productividad.

Cuando lo hagas acuérdate de escribirme un email y cuéntame tu experiencia. O mejor aún, déjanos un comentario en el artículo si quieres que tu éxito sirva para motivar a otras personas.

Recuerda…

Si ya eres una persona con hábitos saludables me gustaría mucho leer tus aportaciones. Déjanos un comentario, explícanos tu experiencia. Nos ayudará a todos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here