El criptomercado es como el cine de Lars von Trier: lo amas o lo odias. Esta polarización es evidente entre los inversores chapados a la antigua y los traders de la nueva ola, siempre discutiendo sobre si merece la pena invertir en Bitcoin o no. El que dice Bitcoin, dice altcoins, stablecoins o cualquier activo digital, que para los traders más puristas viene a ser lo mismo.

Más allá de lo beneficioso o catastrófico que pueda resultar la compraventa de criptodivisas para las finanzas personales de los demás, la realidad es que, como trader eres tú quien debería valorar si te conviene o no invertir en un mercado tan volátil como el de las criptos. Y si resulta que sí, que puedes tolerar el riesgo asociado al criptomercado, imita a los grandes.

Eso sí, imita sus hábitos y sigue sus consejos. No uses sus estrategias, que eso es algo muy personal. Una estrategia de trading debería ser como la CURP: única, irrepetible e intransferible. Porque tu estilo de trading, tus circunstancias, tu formación y tu cosmovisión del mercado es tan particular como tu clave de identidad.

Diversifica tu criptocartera 

El primer tip que te dará cualquier trader de éxito, ya sea para abordar un mercado tradicional o el criptomercado, es que diversifiques. Meter todos los huevos en la misma cesta da buenos resultados en contadas ocasiones, y casi siempre debido a factores esporádicos que responden más a la suerte que a la lógica financiera. Resumiendo, invierte en más de una cripto.

Pero solo diversificando no vas a tener éxito. Invertir en criptomonedas es una práctica de riesgo por muchas razones, y una de ellas es que todas, absolutamente todas las criptodivisas son extremadamente volubles. Está claro que dejar tu cartera a expensas del BTC es una locura, pero repartir el riesgo entre otras criptos es una tarea que requiere horas de estudio.

Elige bien tus criptomonedas 

La pregunta que debes hacerte es ¿qué criptos suelen subir cuando baja el BTC, y viceversa? En este sentido, se ha escrito bastante en relación a las altseasons y la tendencia inversa de las altcoins frente al Bitcoin. Pero, cuidado, que esta relación indirecta entre el movimiento del precio del BTC y de las principales criptos ‘alternativas’ no siempre se produce.

De hecho, desde la explosión de la burbuja de 2017, hemos visto cómo se ha homogeneizado el universo cripto, con movimientos del BTC que arrastran sistemáticamente a las divisas digitales más importantes en términos de capitalización. En fin, diversifica para tener éxito, pero busca ‘alternativas’ que realmente vayan a ser útiles.

Decide cómo invertir en criptomonedas

Los criptotraders con éxito diversifican, estudiando el mercado y eligiendo con tino los activos secundarios de su cartera. También suelen dedicar tiempo y capital a implementar estrategias de cobertura, haciendo uso de instrumentos que les permiten ponerse en corto. El problema es que hay diversas formas de aprovechar las caídas del mercado a tu favor.

Puedes recurrir a los contratos por diferencia (CFDs) o los futuros para poner en práctica estas técnicas de cobertura, pero antes deberías elegir cómo invertir en criptomonedas. Mejor dicho, a través de qué operador lo vas a hacer. No es lo mismo comprar y vender criptos a través de un exchange que interactuar con el mercado mediante un bróker online de CFDs.

Aunque existen excepciones, lo más fácil y barato es, sin duda, decantarse por la última opción: operar con CFDs sobre criptomonedas. Cabe destacar que algunos exchanges permiten abrir operaciones en corto (principalmente con futuros basados en criptomonedas), pero el coste es sensiblemente mayor que colocar una orden con CFDs en un operador online. 

La única variable a tener en cuenta cuando manejes este tipo de derivados es el riesgo, significativamente mayor en el caso de los contratos por diferencia. Si bien es cierto que es menos arriesgado operar con criptos como activos subyacentes (principalmente por motivos de seguridad informática), hay que entender que los CFDs son instrumentos extremadamente complejos.

Hay que tener en cuenta que se puede perder el capital invertido rápidamente. De hecho, según las estadísticas, ocho de cada diez minoristas sufren este destino. El otro 20% termina ganando dinero. ¿Será porque saben invertir, diversificando, eligiendo bien los activos que manejan y formándose?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here