El permiso del email marketing: el gran desafío

Muchos vendedores se resisten a la idea de obtener permiso primero. Las personas que hayan trabajado previamente en otro canal (gráficas, radios, televisión o email directo) tal vez no estén acostumbradas a pedir permiso a los destinatarios antes de contactarlos.

Sin embargo, el email es diferente ya que es un medio personal como el teléfono. Hemos visto con la popularidad de “Listas para No Llamar”  (“Do not call lists”) que el telemarketing ya no es bienvenido y los emails no solicitados tampoco.

Muchos vendedores que mandan correo a una lista no autorizada piensan que están obteniendo resultados aceptables desde un programa de email que envía un correo masivo a una lista improvisada de clientes, ferias comerciales, solicitantes de demostraciones, PDFs descargables.

lista de suscriptores

Sin embargo, vendedores con más experiencia notan que hay una manera más efectiva: enviar correo a una lista más reducida de personas que hayan expresado su interés por saber más de ti. ¿Por qué? Porque cuando tú apuntas a gente que te ha dicho explícitamente que quiere saber más, puedes esperar estos resultados:

  1. Mejor tasa de respuesta.
  2. Mayor confianza y afinidad hacia la marca.
  3. Mejor entregabilidad del mensaje.

Sí, construir tu propia lista de clientes basada en el permiso y crear ofertas y mensajes relevantes y especialmente dirigidos a un público determinado. Sí, tu lista será más corta que la que tendrías si mandaras correo no solicitado. Cuando tengas en frente a tu gerente de ventas exigiéndote resultados de dinero en efectivo, la petición de permiso puede volverse un concepto difícil de vender.

Email marketing no se trata del tamaño de una lista de clientes o simplemente enviar correo una y otra vez, sino de lograr resultados buenos y crear relaciones.

Es bastante simple, los emails de permiso atraen mejores resultados y es la única forma de crear relaciones con clientes y subscriptos.