Saltar al contenido

Consejos para reducir costos en una microempresa

bajar costos de operacion
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Todo inicio es complicado, especialmente para una microempresa (mype). Pero la situación puede resultar realmente difícil si no tenemos estrategias para minimizar gastos. Es cierto que todos queremos ver resultados casi de inmediato, pero no debemos olvidar que el ahorro constituye, en gran medida, un factor de éxito.

Por ello, hemos elaborado una lista de consejos útiles destinados a aquellas personas que tienen una mype o piensan abrir pronto su propia compañía. No obstante, quienes ya tienen experiencia en el tema también pueden seguir ciertas recomendaciones si buscan reducir al máximo sus costos. A fin de mes debemos notar la diferencia.

  1. Registra todos los gastos. Desde un principio es necesario llevar un control exhaustivo de todos los gastos que realizamos. Un error muy común es emplear nuestro dinero personal para financiar la adquisición de productos o para pagar deudas que la empresa genera. En este apartado, un programa de contabilidad para llevar las cuentas es lo ideal. Quizás pensemos que gastos pequeños pasen inadvertidos, pero si los sumamos, a fin de mes podemos llevarnos más de una sorpresa.
  2. Analiza los costos. Una vez que controlemos y sepamos con exactitud los ingresos y egresos, toca decidir qué gastos son corrientes y cuáles son especiales. Sobre los primeros, debemos analizar cuáles son necesarios e imprescindible, asimismo, cuáles podemos eliminar. Por ejemplo, quizás estás pagando por un servicio que no has usado realmente. 

Por otra parte,  hay electrodomésticos que consumen grandes cantidades de energía, incluso según dulcehogar.mx existen artefactos y dispositivos que apagados derrochan más energía que en funcionamiento. Entre ellos encontramos a la cafetera, el microondas, el teléfono inalámbrico y hasta el cargador de celular. Ahora bien, si el objetivo es minimizar gastos, es hora de prescindir de ciertos aparatos o tal vez, establecer normas de comportamiento eco amigable. 

Por último, sobre los gastos especiales, debemos pensar si realmente nos aportan un beneficio o si resulta rentable para la empresa. Quizás asistimos a algún evento una vez al año, por lo cual hay que preguntarnos si hemos obtenido buenos resultados por ello.

  1. Renegocia con tus proveedores. Es importante mantener una buena relación con tus colaboradores. Debemos analizar cuánto invertimos en el bien o servicio que nos proporcionan nuestros proveedores, así como la manera de aligerar dichos gastos. Por ejemplo, podemos facilitar el transporte, de modo que inviertan menos recursos. Con este ahorro podemos realizar más pedidos. Por otro lado, hay quienes buscan proveedores internacionales. Hay productos que encontramos a un precio mucho más bajo en otros países. Analicemos si su importación nos resulta más beneficiosa. Eliminar los intermediarios es muy útil.
  2. Revisa lo que ofreces. Es importante saber si nuestros clientes están realmente satisfechos con el producto o servicio que brindamos. Quizás hay algunos comportenes que no les sea útil y que sería conveniente eliminar. Esto incrementará la calidad del producto o servicio y la satisfacción de nuestros clientes aumentará. Hay que cuidar la fidelización para que las ventas alcancen una estabilidad. Las recomendaciones de los clientes incrementan nuestros ingresos.
  3. Ayuda externa. Quizás al principio no nos alcance para contratar todo el personal que necesitemos. Una opción es buscar colaboradores externos, de manera que les paguemos por tareas puntuales. Eso no quiere decir que no tengamos trabajadores en planilla. Podemos contratar a alguien externo para aquellas labores que necesiten de más empleados. Este será el primer paso. Conforme la empresa crezca, analizaremos la posibilidad de incorporar a más colaboradores.

Como hemos visto, hay más de una posibilidad para abaratar costos y aligerar el presupuesto. La tarea no es complicada, pero analizar nuestros gastos demanda minuciosidad. Poco a poco descubriremos la forma de minimizar las compras innecesarias y obtendremos mayores beneficios a fin de mes. Todo está en nuestras manos.