Saltar al contenido

La ‘oficina caliente’, el nuevo concepto que cambiará el trabajo tradicional

oficinas y coworking

El trabajo híbrido será la nueva norma para muchas compañías, tras la pandemia del coronavirus. Por tal motivo, cada vez más empresas están reestructurando sus sedes para encontrar un modelo que se adapte a las necesidades de los trabajadores y optimizar costes y recursos inmobiliarios. Uno de estos cambios están relacionados con las “oficinas calientes”. 

Se trata de un nuevo concepto que cambiará el trabajo tradicional. Consiste en alquilar los ambientes “sobrantes” de las empresas, debido al incremento del teletrabajo en el mercado laboral. De esta manera, se obtendrán ingresos directos. 

Crear espacios seguros y colaborativos 

La tendencia de oficinas calientes, que tiene mayor presencia en España, especialmente en Madrid y Barcelona, espera satisfacer las necesidades de muchos empleados que están cansados de trabajar desde sus casas. Y es que muchos de ellos no cuentan con los espacios y materiales adecuados para desarrollar sus actividades. 

En ese sentido, las reformas de las oficinas también están enfocadas en brindar comodidad a los trabajadores. Debido a que el mobiliario de oficina es trascendental en el ambiente laboral, se han creado un gran catálogo de equipos y materiales con modelos ergonómicos para establecer un espacio de confort en el trabajo híbrido-remoto. 

Las características del mobiliario se adaptan a las condiciones fisiológicas de los usuarios que están involucrados. Para una correcta ergonomía, la altura de los escritorios oscila entre 70 y 80 cm, tienen 120 cm de ancho y entre 60-80 cm de profundidad. Las sillas para usuarios estándar tienen 45 cm de ancho por 35 cm de profundidad y un respaldo de 60 cm de altura. 

Además de esto, se aplican una serie de medidas para garantizar la seguridad sanitaria, tales como controles de temperatura, horarios de inicio escalonados y estaciones de desinfección de manos. Bayer, compañía con sede en Sant Joan Despí (Barcelona, España), es un claro ejemplo de esto. 

Según los datos del estudio “Un lugar de trabajo sostenible: hacia un modelo remoto y presencial”, de IESE y Savills Aguirre Newman, el 35 % de sus empleados teletrabajan entre 4 y 5 días desde casa, el 10 % lo hace a tiempo completo y el 60 % apuesta por un modelo híbrido. 

Ante esta situación, la firma decidió reformar sus instalaciones, cuyas medidas integran los 9.800 metros cuadrados, para crear un espacio colaborativo de siete plantas en su edificio. El proyecto tiene como objetivo adecuar espacios de coworking para los profesionales autónomos, empresarios o start-ups. 

La entidad bancaria ING también realizó estas remodelaciones en su nueva sede madrileña de Vía de los Poblados. El edificio, que cuenta con más de 15.000 metros cuadrados, tiene espacio vacante, así que decidió asociarse con el grupo británico International Workspaces Group (IWG plc) el subalquiler de 3.000 metros. El contrato especifica que esta planta se convertirá en un coworking y alberga una capacidad de hasta 400 personas. 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)