Los 10 mandamientos del emprendedor

Hola emprendedor, como ya hemos comentado en nuestros primeros artículos, el objetivo de este blog es informar a todas aquellas personas que quieran comenzar un negocio por sí mismas, a todo aquel que lleve dentro un emprendedor, que busque nuevas soluciones y alternativas ante la situación económica actual, tan difícil. Por eso, en este blog siempre trataremos de dar los mejores consejos para comenzar a vislumbrar su horizonte personal dentro de la senda de montar su propio negocio.

Ya vimos que ser emprendedor e independiente, tener nuestro negocio, cuenta con ventajas e inconvenientes, como es natural, por otra parte. Hay que saber sopesar todas ellas y ver si nos conviene o no realmente ser emprendedores.

Lo que sí que no podemos hacer es estar rumiando y maldiciendo nuestra suerte por no encontrar trabajo, algo tan típico hoy en día, y esperar que este nos caiga de las nubes. Mucha gente ha pasado meses, años incluso, buscando un empleo acorde a lo que quería, formándose un gran currículum, y viendo como las negativas iban llegando, una a una, para desalentarles. Sin embargo, algunos han tomado el toro por los cuernos y han decidido salir adelante por si mismos, sin depender de nadie más, echando mano de su creatividad, su pasión y su ilusión para crear su propio negocio.

Estos son los 10 mandamientos del emprendedor.

Hacer algo que te apasione: Ser emprendedor y solventar todos los problemas que seguro nos surgirán a la hora de montar nuestro negocio será mucho más sencillo si hacemos algo que realmente nos apasione, si convertimos nuestra pasión en nuestro trabajo. De este modo pensaremos que no estamos ni siquiera trabajando, sino divirtiéndonos, viviendo de algo que realmente nos gusta, algo que muy pocos tienen el privilegio de poder asumir.

Que la intuición nos acompañe: Nuestra intuición debe ser nuestra fuerza, nuestro principal motor, la brújula que nos diga que camino hemos de seguir, y que decisiones tomar, cuando no sepamos que hacer. La intuición somos nosotros mismos, con nuestros miedos y nuestras ilusiones, y debemos hacerle siempre caso para llegar lo más lejos posible. Al menos siempre podremos decir que lo hemos intentado, salga como salga, a nuestra manera. En la intuición está el futuro.

Investiga, observa y aprende: Estas tres simples palabras son todo lo que necesitamos para comenzar nuestro negocio con la seguridad de que puede ser una buena alternativa. Investigaremos el mercado en busca de ideas que puedan servirnos, observaremos cómo funciona el mercado en sí y nuestra competencia, y aprenderemos, tanto de todo lo que vemos como de lo que hacemos. Cada error nos acerca más al acierto, es una máxima indudable.

Rodeate de los mejores: En caso de que tengas pensado contratar a más empleados, estos deben ser los mejores en sus campos. Si crees que no te puedes permitir a los más destacados (por sus sueldos) trata de conseguir a los estudiantes más brillantes, aquellos que han terminado su preparación y buscan un primer trabajo. Dales la oportunidad y seguro que no te defraudarán. Busca el talento, porque es una de las mejores formas de llegar a la cima.

Comparte tu pasión con tus socios, trabajadores y clientes: Que todo el mundo vea que lo que haces te apasiona, debes contagiar esa pasión a todo el que contacte contigo, ya sea para trabajar o como cliente. Seguramente muchos busquen lo mismo que tu tienes, y es una buena forma de hacerles entender que cualquiera puede llegar a cumplir su sueño, trabajar en lo que le gusta y estar motivado cada mañana. Haz felices a tus socios, clientes y trabajadores, porque así darán lo mejor de sí mismos.

No tengas miedo en arriesgar: Tu idea es la base de tu negocio, de tu futuro, tienes que serte fiel a ti mismo y llevarla hasta las últimas consecuencias. Confía en ella y arriesga lo que debas. Si tienes algo de dinero, inviértelo en esa idea magnífica que se te ha ocurrido para el negocio. El dinero se gasta de igual forma, e invertirlo puede hacer que podamos generar mucho más, ganándolo de forma que nos apasione además.

Tu equipo forma parte de tu sueño: Si cuentas con algunos trabajadores debes hacerles sentir parte de lo que estás haciendo, compartir con ellos el sueño que es llevar tu negocio adelante. Si se involucran serán mucho más productivos y conseguirás mejores resultados. Hazlos partícipes de todos los éxitos de la empresa y recuérdales lo importantes que son para conseguirlos.

La calidad por encima de todo: Sea lo que sea lo que le vendamos al cliente (servicios, bienes) debemos ofrecerles algo de calidad, algo que le haga sentir especial, apreciado. Debemos cuidar mucho la presentación de nuestro bien o servicio, dotarlo de la mayor calidad posible, inventarnos los medios para conseguirlo si no los tenemos… El cliente tiene en cuenta muchas variables, pero la calidad es la más importante.

Aprender de los errores: Somos humanos y todos cometemos errores, más si intentamos crear algo nuevo, innovador y original. Seguramente fallemos alguna vez antes de conseguirlo. Debemos aceptar esos errores como un proceso natural en el camino al éxito, asimilarlos y aprender de ellos para no repetirlo.

El equilibrio entre el negocio y el placer: Debemos ser conscientes de que trabajamos para vivir, no vivimos para trabajar. Ser nuestro propio jefe supone una ventaja en este sentido, ya que podremos escoger nuestros horarios. Todos queremos llegar a lo más alto y a veces necesitamos un sacrificio para lanzar nuestro negocio, pero no podemos estar autoesclavizados, pensando que es la única forma de lograr el éxito. El objetivo es ser felices, trabajando en algo que nos gusta y aprovechando luego el tiempo libre que tenemos.

Espero que estos consejos te sean de utilidad, si no estas de acuerdo con alguno o crees que falto algo comenta.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here