Saltar al contenido

¿Qué es la economía circular en la industria del plástico?

rybisa bolsas para basura
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Economía Circular del plástico. Según Helen Jordan, de la Fundación Británica de Plásticos, «tenemos que dejar de pensar en el plástico como un ‘residuo’, pero como un recurso renovable que necesita ser eliminado correctamente».

Una economía circular es restauradora y regenerativa por diseño. Esto significa que los materiales fluyen constantemente alrededor de un sistema de ‘circuito cerrado’, en lugar de ser utilizados una vez y luego desechados.

La empresa mexicana Rybisa comenta que en el caso del plástico, esto significa simultáneamente mantener el valor de los plásticos en la economía, sin filtraciones al medio ambiente natural.

La Fundación Ellen MacArthur informó que más de 40 años después del lanzamiento del primer símbolo de reciclaje universal, sólo el 14% de los envases de plástico utilizados en todo el mundo se reciclan, mientras que el 40% termina en vertederos y el 32% en ecosistemas (el 14% restante se utiliza para incineración o recuperación de energía). Para alejar a la sociedad de la mentalidad de «tomar, hacer, disponer» que tiene modelos de negocio bien informados, se requiere un replanteamiento fundamental.

Esto implicará mejorar el reciclaje, promover la reutilización, crear un mercado para los materiales reciclados y rediseñar los productos pensando en el final de su vida útil.

Aumentar la demanda de plásticos reciclados

El mal funcionamiento de los mercados de plásticos reciclados es una de las mayores barreras a las que se enfrenta la economía de los plásticos circulares, lo que supone un reto para mejorar las tasas mundiales de reciclado. Las materias primas para la mayoría de los plásticos son los combustibles fósiles, que actualmente son más baratos de usar que los materiales reciclados. Como tal, la economía del reciclaje de plástico es débil. Si bien vemos que muchas empresas asumen nuevos y audaces compromisos y objetivos en materia de reciclabilidad como la bolsa reciclada, pocas están pensando en su papel en la creación de demanda, es decir, en la estimulación de los mercados finales para el material reciclado. Para impulsar la demanda, las empresas deben comprometerse a utilizar la resina post-consumo (PCR) siempre que sea posible. El uso de la PCR estimulará la demanda de los materiales, creando mercados finales vitales que hagan viable el flujo de reciclaje doméstico.

Diseñar para que sea reciclable

Hoy en día, los productores de plástico y envases tienen poco o ningún incentivo para considerar el reciclaje o la reutilización cuando diseñan productos, pero el final de la vida útil debe tenerse en cuenta en todos los procesos de desarrollo de productos. Los plásticos se fabrican a partir de una serie de cadenas moleculares denominadas polímeros, que presentan una gran variedad de propiedades y que pueden ser altamente personalizadas para satisfacer las necesidades específicas de cada fabricante. Esta diversidad complica el proceso de reciclaje. Una solución sería tomar nota de las directrices del sector -incluidas las del WRAP- que aconsejan a los fabricantes de envases, a los propietarios de marcas y a los minoristas sobre cómo integrar los principios de reciclabilidad en sus procesos de diseño. Conoce más de esta y otras tecnologías en nuestro sitio web.

Mantener el plástico fuera del medio ambiente

Si bien es cierto que hay un enorme progreso que hacer en todos los mercados, se cree que gran parte de los residuos plásticos que circulan actualmente en los océanos del mundo sólo proceden de cinco países asiáticos: China, Filipinas, Indonesia, Vietnam y Sri Lanka. Si queremos hacer mella en la cantidad de plástico que se libera en los océanos, el sector privado tiene un papel que desempeñar en la inclusión de estas economías en las soluciones y en la inversión en infraestructura de recogida de residuos y reciclaje.