Transformando el panorama de los pagos con tarjeta: RedM, una innovadora propuesta desde la ABM

Foto del autor
Escrito por Alfonso Carbajal

Redactor digital con mas de 10 años de experiencia en marketing, tecnología, emprendimiento y franquicias.

En un contexto marcado por los señalamientos de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) sobre las barreras existentes en el procesamiento de pagos con tarjeta, emerge una iniciativa trascendental gestada en las entrañas de la Asociación de Bancos de México (ABM): la RedM.

Esta propuesta promete revolucionar el ecosistema de pagos con tarjeta en el país, con el potencial de optimizar su eficiencia y fomentar una mayor inclusión de actores en el mercado.

Un vistazo a la RedM: centralizando la administración y promoviendo la competitividad

La RedM plantea la creación de una nueva red doméstica, con accionistas que incluyen emisores bancarios, adquirentes, agregadores y otras figuras relevantes en el sector. Su principal objetivo radica en centralizar la administración de reglas, protocolos y arbitraje bajo un único interlocutor, garantizando así el buen funcionamiento y crecimiento de la red.

Actualmente, las responsabilidades en el procesamiento de pagos con tarjeta están dispersas entre diversas capas, lo que dificulta la coordinación y la toma de decisiones. La RedM busca superar este obstáculo al proporcionar una estructura unificada que facilite la operación y promueva una mayor competitividad en el mercado.

Costos y estructura operativa de la RedM

Según el plan inicial del proyecto, el costo de operación de la RedM ascendería hasta los 300 millones de pesos en su primer año. Estos recursos se distribuirían en diversos rubros, incluyendo gastos de nómina, herramientas, contratación de servicios, asesoría externa y compensación para los integrantes del Consejo de Administración.

La estructura accionaria de la RedM refleja un equilibrio entre los diferentes actores del mercado. Los emisores bancarios ocuparían el 40% de representación, seguidos por los adquirentes con un 30%, los agregadores con un 15% y los emisores no bancarios con el restante 15%.

Modelo de gobierno y responsabilidades

El modelo de gobierno de la RedM está diseñado para garantizar representatividad e inclusión de todos los jugadores relevantes, tanto bancarios como no bancarios. Se destacan dos órganos principales de decisión: la Asamblea de Accionistas y el Consejo de Administración. Además, se establecería un director general encargado de coordinar las distintas áreas funcionales de la red.

La responsabilidad de quien opere la RedM se divide en tres vertientes principales: liderar la evolución de las reglas operativas, asegurar la seguridad y estabilidad de la liquidación y compensación de las operaciones, y ofrecer servicios para el buen funcionamiento de la red en su conjunto.

Impulso al mercado de pagos con tarjeta en México

La propuesta de la RedM surge en un momento crucial, marcado por un notable aumento en el uso de pagos con tarjeta en el país. Datos del Banco de México revelan un incremento significativo en el número de operaciones realizadas, lo que subraya la importancia de contar con un sistema eficiente y transparente.

Además, la iniciativa se presenta en un contexto donde la competencia en el mercado de pagos ha sido cuestionada por la Cofece, especialmente en lo que respecta a la existencia de barreras que obstaculizan la entrada de nuevos participantes. La RedM se erige como una respuesta innovadora que busca superar estos desafíos y promover un mercado más dinámico y competitivo.

Te podría interesar:

En conclusión, la propuesta de la RedM representa un paso adelante hacia la modernización y optimización del ecosistema de pagos con tarjeta en México. Su implementación podría significar un cambio significativo en la forma en que se gestionan y procesan las transacciones, promoviendo la inclusión de nuevos actores y asegurando la seguridad y confiabilidad del sistema en su conjunto.

Deja un comentario