Muchos emprendedores sin importar el rubro, a la hora de elegir un nombre para su marca, suelen buscar algo que se adapte a lo que quieren vender, pero no ven más allá a la hora que la empresa crece y no pueden registrar la marca o mucho peor, ya estaba registrada. Estos casos suceden alrededor de un 30% en todo el mundo.

Existen 4 tipos de marcas en el mundo de la propiedad industrial e intelectual, las cuales te las enseñaremos para que ya vayas considerando ciertos aspectos:

  1. Nominativas: son nombres o palabras que designan un servicio o producto.
  2. Innominadas: No suelen tener un contenido fonético y generalmente son gráficas como dibujos, logotipos, conceptos o una combinaciones de colores.
  3. Mixtas: Es la combinación de las nominativas y las innominadas, para que tengas una idea la fuente de letra y su color como el del fondo, aplicaría aquí, unos ejemplos: Google, Facebook, Coca-Cola.
  4. Tridimensionales: están dotadas de anchura, volumen y altura. Suelen ser las marcas que envuelven paquetes, envoltorios, empaques y envases. Por ejemplo el color rosa de Vanish y su envoltorio hecho marca.

Debes tener en cuenta que a medida que pasan los días, es más difícil registrar una marca, debido a que muchas empresas registran nombres para que puedan sacar dinero en un futuro y como no es caro registrar una marca, pues es negocio. Ahora te enseñaremos a identificar los conceptos que no puedes registrar en ningún lugar del mundo.

  • Nombres técnicos o de uso común de los productos o servicios, como detergente, refresco, tacos, bebidas, agua, vino.
  • Nombres de poblaciones o lugares que se caractericen por la fabricación de ciertos productos, como azteca, tecate, madrid.
  • Traducción a otros idiomas como también la variación ortográfica caprichosa o la construcción artificial de palabras no registrables, como guater (water), aifon (iphone), yaju (yahoo).
  • Los títulos de obras intelectuales o artísticas, publicaciones periódicas, personajes y nombres de personas, como britney spears, el fantasma de la opera, lo que el viento se llevó.

Ahora que sabes los tipos de marca y sus restricciones, pues anímate a registrar la tuya ya sea para proteger tu empresa o bien para venderla en un futuro.