Todo lo que debes saber sobre el reparto de utilidades

Foto del autor
Escrito por Alfonso Carbajal

Redactor digital con mas de 10 años de experiencia en marketing, tecnología, emprendimiento y franquicias.

En el ámbito laboral, el reparto de utilidades es un derecho constitucional que garantiza a los trabajadores participar en las ganancias obtenidas por una empresa o un patrón. En este artículo, profundizaremos en todos los aspectos relacionados con este importante tema, desde su definición hasta los detalles sobre cómo reclamar este derecho.

Definición y alcance del reparto de utilidades

El reparto de utilidades es un derecho fundamental para los trabajadores, establecido en la Constitución, que les permite recibir una parte de las ganancias generadas por la empresa en la que laboran. Este beneficio se aplica tanto a trabajadores de empresas como a aquellos que prestan servicios para un patrón.

Fechas y plazos para el reparto de utilidades

Es crucial conocer las fechas límite para recibir el reparto de utilidades. En el caso de los trabajadores de empresas, el plazo máximo es el 30 de mayo, mientras que para aquellos que trabajan para un patrón, la fecha límite es el 29 de junio.

Cálculo individual de utilidades

El cálculo de las utilidades para cada trabajador se determina de acuerdo con ciertos criterios establecidos. La Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas fija un porcentaje de participación, actualmente del 10% de las utilidades netas. Además, se divide la utilidad repartible en dos partes, una distribuida por igual entre todos los trabajadores y otra en proporción a los salarios devengados.

Base para el reparto de utilidades

La base para el reparto de utilidades se establece exclusivamente sobre el salario por cuota diaria, sin incluir otros ingresos como horas extras o bonificaciones. En el caso de trabajadores de confianza, se considera un salario tope basado en un porcentaje del salario del trabajador sindicalizado de mayor salario.

Aplicabilidad y exclusiones del reparto de utilidades

Es importante destacar que este beneficio aplica a trabajadores que hayan laborado al menos 60 días en empresas con utilidades netas iguales o superiores a $300,000 pesos, y que tengan más de un año de funcionamiento. Sin embargo, existen algunas excepciones, como los trabajadores domésticos, directores, y empresas de nueva creación en su primer año de funcionamiento, entre otros.

Proceso de reclamación y normativas protectoras

Si un trabajador no recibe el reparto de utilidades o lo recibe de manera incompleta, tiene un plazo de un año para reclamar este derecho. Además, existen normativas específicas que protegen el derecho de los trabajadores a recibir sus utilidades de manera justa y oportuna, asegurando que no puedan ser objeto de cesión o compensación.

Impuestos y sanciones por incumplimiento

El reparto de utilidades está sujeto a impuestos únicamente sobre el excedente de 15 días de salario mínimo. El incumplimiento en el pago de utilidades puede conllevar multas significativas, que van desde 50 hasta 5000 salarios mínimos vigentes, según lo establecido por la Ley Federal del Trabajo.

Asesoramiento y recursos disponibles

Para obtener asesoramiento sobre el reparto de utilidades, la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo ofrece orientación gratuita a través de distintos canales, como números telefónicos, correo electrónico y oficinas físicas distribuidas en todo el país, así como en sus redes sociales.

Te podría interesar:

Recuerda que el reparto de utilidades es un derecho irrenunciable de los trabajadores y que su correcta aplicación contribuye a mantener un ambiente laboral justo y equitativo para todos. ¡No dudes en hacer valer tus derechos laborales!

Deja un comentario