Factoraje no es lo mismo que otras formas de financiamiento, como pedir un préstamo o contratar una línea de crédito, prometiendo las cuentas por cobrar en garantía del pago del crédito. Y factoraje tampoco es lo mismo que entregar sus cuentas a una agencia de cobranza. En una transacción de factoraje su negocio básicamente vende sus cuentas por cobrar a una empresa de factoraje, a un descuento de su valor nominal.

Una vez que hace factoraje de una factura que ha emitido en un cliente, usted transfiere sus derechos de cobrar ese monto al cliente. La empresa de factoraje actúa como el principal y no como su agente. Los clientes están avisados que deben hacer sus pagos directamente a la empresa de factoraje. Usted ha transferido a la empresa de factoraje su derecho al monto facturado al cliente y su responsabilidad de cobrarla al cliente, en cambio de un monto descontado en efectivo de inmediato y el saldo del pago, menos el cargo de la empresa de factoraje, una vez que el cliente paga.

Por ejemplo, en la forma más común de factoraje para las pequeñas empresas, usted vende sus cuentas por cobrar a la empresa de factoraje a aproximadamente 60 a 80% de su valor nominal y recibe esa cantidad en efectivo, en forma anticipada, con el saldo quedando como una reserva. Luego, la empresa de factoraje asume la responsabilidad de cobranza. Cuando los clientes cancelan las facturas, se libera la reserva y la empresa de factoraje le paga el saldo, menos su cargo, el cual puede ser desde el 1% hasta más del 5%, que se llama la tasa de descuento.

A la empresa de factoraje le interesa más la capacidad de pago de sus clientes que la calificación de crédito de su negocio. En este sentido, la calidad de sus cuentas por cobrar es lo que vale para la empresa de factoraje y probablemente va a tener un efecto en la tasa de descuento. Hay una variación considerable en esta tasa y depende de la empresa de factoraje y probablemente depende especialmente de la antigüedad de las cuentas por cobrar. Las facturas que están dentro del plazo para su pago generan un descuento menor que las cuentas más antiguas y las cuentas morosas. Probablemente será difícil que la empresa de factoraje acepta las cuentas que están más de 90 días pasadas sus fechas de vencimiento.

Las transacciones de factoraje pueden ser con o sin recurso. En una transacción de factoraje con recurso, la empresa que vende sus cuentas por cobrar debe repagar el anticipo y los cargos de la empresa de factoraje si el cliente no cancela la factura por la fecha de recurso, que normalmente es 90 días después de la fecha de la factura. En una transacción sin recurso, la empresa de factoraje asume el riesgo de no pago. Las condiciones con o sin recurso en este sentido se refieren al riesgo de bancarrota o insolvencia del cliente y no se aplican a las disputas comerciales o mercadería devuelta. Se debiera tener presente que en una transacción sin recurso, la empresa de factoraje puede examinar el crédito de los clientes más detalladamente antes de comprometerse en comprar las cuentas.

Ventajas del Factoraje

El factoraje de las cuentas por cobrar podría ser beneficioso al enfrentar distintas situaciones en su negocio. Las siguientes son algunas de sus ventajas comparativas:

• Al hacer un contrato de factoraje, puede tener acceso a efectivo casi de inmediato.
• El factoraje puede mejorar su flujo de caja al proporcionar una fuente continua de efectivo. Si sigue con el factoraje, aparecen nuevas factoras que reemplazan aquellas que se cancelan. Con tal que su negocio sigue generando ventas y cuentas por cobrar, por medio del factoraje puede seguir recibiendo efectivo.
• El factoraje es una forma de financiamiento que no necesariamente depende de la calificación de crédito de su negocio, ya que la empresa de factoraje está interesado en la calidad de las cuentas por cobrar y la capacidad de pago de los clientes. Por eso, el factoraje puede ser particularmente atractivo a una empresa en la etapa de puesta en marcha, que no puede conseguir financiamiento en la forma de préstamos bancarios.
• Solamente sus cuentas por cobrar se ponen como garantía, si el factoraje es con recurso; cuando es sin recurso básicamente no hay garantía, así puede usar los otros activos, como las propiedades y equipos, como garantía para otras formas de financiamiento.
• La relación con la empresa de factoraje no es deudor y acreedor y por lo general no hay contratos a largo plazo por medio, así el factoraje puede ser una forma flexible de financiamiento. Pero de todas maneras existe la oportunidad de establecer una relación de más largo plazo con la empresa de factoraje.
• El factoraje elimina la necesidad de dedicar tiempo y hacer esfuerzos en las actividades de cobranza, ya que la empresa de factoraje se encarga de estas responsabilidades. De esta manera está efectivamente externalizando estas funciones y posiblemente se puede ahorrar en los gastos administrativos en su negocio.
• Con el efectivo que se libera de las cuentas que puedan estar pendiente cobro por 30, 60 o 90 días, su negocio puede aprovechar los descuentos que ofrecen sus vendedores por pronto pago, o puede comprar los materiales que necesita para un trabajo importante que le podría adjudicar. Si tuviera que esperar que sus clientes la pagan antes de poder comprar los materiales que necesita, posiblemente va a perder oportunidades de expandir sus ventas. El factoraje puede proporcionar el flujo de caja que necesitan las empresas que se encuentran en períodos de rápido crecimiento.
• Cuando a través del factoraje, su balance muestra una posición más fuerte en cuanto al saldo en efectivo y por lo tanto una mayor liquidez, puede encontrar que es más fácil conseguir préstamos de bancos u otras formas de financiamiento.
• Al usar sus propios recursos, es decir, sus cuentas por cobrar, para financiar su operación, posiblemente puede evitar la necesidad de endeudarse o de aumentar el capital de la empresa, lo cual podría significar la entrega de una parte del patrimonio de su empresa.
• El factoraje puede ayudar en proteger la calificación de crédito de su empresa, al darle el efectivo que necesita para pagar sus obligaciones cuando vencen.

Desventajas de Factoraje

El factoraje tiene unos inconvenientes importantes que deben tomarse en cuenta:

• El costo es probablemente la mayor desventaja. El factoraje puede ser una forma cara de financiamiento. Con una tasa de descuento de entre 1% y 5% en facturas con condiciones de pago de 30 a 60 días, resulta que la tasa anual es mucho más alta que la tasa para otras formas de financiamiento.
• Se pierde el control sobre el proceso de cobranzas. Esto podría tener un efecto en las relaciones que tiene con sus clientes, dependiendo de cómo la empresa de factoraje maneja las cobranzas.

¿El Factoraje es lo Indicado para Mi Negocio?

Hay distintos variables que se debieran considerar antes de tomar la decisión de celebrar un acuerdo de factoraje para sus cuentas por cobrar.

Aspectos por Considerarse

Su flujo de caja será una de las principales consideraciones, igual que la disponibilidad de otras formas de financiamiento, como los préstamos bancarios. La cantidad de capital de trabajo que tiene invertido en las cuentas por cobrar, con plazos de 30, 60 o 90 días, también pueda afectar a su decisión. La capacidad de pago que tienen sus clientes afectará la tasa de anticipo y la tasa de descuento que las empresas de factoraje están dispuestas a ofrecer.

Resulta importante considerar su giro de negocio. Los negocios en que hay un largo tiempo entre la compra de los materiales al principio del ciclo y el recibo del pago del cliente al final del ciclo podrían ser buenos candidatos para el factoraje.

También será importante tomar en cuenta la etapa de desarrollo en que se encuentra su negocio. Los negocios en la etapa de la puesta en marcha, que no pueden conseguir préstamos de bancos u otras formas de financiamiento, pueden beneficiarse del factoraje. Durante períodos de crecimiento rápido, el factoraje podría proporcionar una inyección de efectivo que se necesita para generar mayores ingresos al comprar materias primas y suministros, a lo mejor con un descuento por pago en efectivo. También puede ser ventajoso cuando se le ha adjudicado un trabajo importante a su negocio que requiere desembolsos inmediatos para comprar materiales y pagar otros costos para realizar el trabajo, que a su vez va a generar más ingresos.

¿Qué Tipos de Negocios Pueden Beneficiarse del Factoraje?

El factoraje puede ser una buena opción para una empresa pequeña que está experimentando dificultades de liquidez y que necesita efectivo para satisfacer sus obligaciones. En este caso, el factoraje puede ayudarle a superar estos períodos sin endeudarse más y sin tener que preocuparse por un efecto adverso que la situación puede tener en su calificación de crédito. Estará usando sus propios activos, sus cuentas por cobrar, para financiar su operación.

En un negocio altamente apalancado, que ya lleva una carga importante de deuda, el factoraje puede ser una manera de mejorar el flujo de caja sin tener que asumir deuda adicional. En un negocio que tiene gravámenes tributarios u otros problemas de crédito, el factoraje es una opción que no está afectada en forma adversa por su calificación de crédito, ya que la empresa de factoraje está más interesada en la capacidad de pago de los clientes.

Cómo Proceder

Cuando toma la decisión de factorar sus cuentas por cobrar, primero hay que indagar y cotizar, para encontrar la empresa de factoraje que es mejor para su negocio. Después viene el proceso de postulación y presentación de la documentación que necesita la empresa de factoraje.

Indagaciones

Igual que en todas las transacciones comerciales, debiera trabajar con una empresa con buena reputación, preferentemente recomendada por un asesor profesional o socio en los negocios. Haga las indagaciones correspondientes acerca de las empresas de factoraje que usted está considerando y compare las tasas de descuento que cotizan. Usted debiera tener claro los términos y condiciones del acuerdo de factoraje de antemano. Haga cualquiera pregunta que pueda tener antes de firmar el contrato. Puede ser que usted quisiera usar un corredor experimentado, que puede encontrar la mejor empresa de factoraje para su negocio.

El Proceso de Postulación y la Documentación que se Necesita

Normalmente, la postulación para iniciar transacciones con una empresa de factoraje es un proceso relativamente breve y no debe tardar más de unos días hábiles. Sus cuentas por cobrar deben estar debidamente documentadas y respaldadas por las facturas que se van a vender a la empresa de factoraje. Y el producto debe haber estado despachado y aceptado por el cliente, o el servicio debe haberse realizado, antes que la empresa de factoraje va a comprar las cuentas por cobrar.

Usted necesitará su último informe de antigüedad de las cuentas por cobrar, un ejemplar de una factura y en algunos casos, sus últimos estados financieros. La empresa de factoraje pueda cobrarle un cargo de una sola vez, cuando usted acepta la propuesta, para poder cubrir sus costos administrativos, los gastos de declaración y presentación de documentos y otros gastos.