Diferencia entre código de vestimenta y uniforme de trabajo

Foto del autor
Escrito por Alfonso Ramírez

Redactor digital en México Emprende. 

A lo largo de nuestra vida, nos acostumbramos a la iniciativa de los uniformes en la era que ocupa nuestra enseñanza elemental. Es desde la escuela primaria hasta la universidad en la cual poseemos la posibilidad de manifestarnos con más independencia por medio de nuestra vestimenta, situación que llega a modificar dependiendo del trabajo que decidamos hacer.

En la más grande parte de los centros de trabajo suele haber solamente 2 posibilidades: código de vestimenta o uniforme de trabajo. La votación final cambia en funcionalidad al tipo de trabajo o al giro específico de la organización en donde nos desenvolvemos.

Claro está que además hay empleos en los que no suele expresarse de forma directa un código de vestimenta específico, sin embargo que de cualquier modo existe, ya que entendemos que no tenemos la posibilidad de presentarnos a la jornada gremial vistiendo, ejemplificando, pijama. Este caso tiene su exclusión en el home office la más grande parte de las veces, sin embargo es un asunto aparte.

Hay bastantes personas que acostumbran confundir el código de vestimenta con el uniforme y a la inversa. La realidad es que aunque poseen recursos semejantes, Además tenemos la posibilidad de hallar relevantes diferencias entre los dos, que no está de más tener presentes.

La primordial parecido en medio de las 2 es que proyectan una imagen corporativa de la empresa. Esta es el motivo por la cual no se usan en todos los trabajos, empero sí principalmente en esos que se desarrollan en oficinas y en trato constante con el comprador.

La imagen corporativa es un factor clave para cualquier compañía o compañía, debido a que posibilita proyectar una imagen profesional, que funciona como carta de presentación y promueve un crecimiento de la confianza de los consumidores. Aunque esta es su similitud, tanto uniforme como código de vestimenta promueven la imagen del cuerpo de forma distinto.

El código de vestimenta se distingue por ser una secuencia de reglas o pautas que definen cómo tienen que vestirse, homologan estilos, sin embargo confiere una ligera independencia al trabajador de demostrar parte de su personalidad, debido a que un código de vestimenta no homologa del todo a los individuos. Esta es el motivo por la cual no se toma como imposición, sino adecuación a un estilo.

Sin embargo, si bien nos confiere mayor independencia que un uniforme, podría ser una desventaja para los trabajadores ya que como no es uniforme, ellos tienen que encargarse de tener en su armario la ropa que se acomode a este código de vestimenta, lo cual implica un gasto, en la situación de no tener prendas idóneas.

Ahora, el uniforme de trabajo es la mejor forma de homologar a todos los empleados. Suele consumar una segunda funcionalidad aparte de apoyar en la imagen de la organización, y es la de ser servible, aunque suene redundante. O sea, un uniforme de trabajo está planeado para ser la mejor prenda para trabajar, tanto en tela como en diseño. En la mayor parte de los casos es tanto práctico, como seguro e higiénico. Aparte, como hablamos de un uniforme de trabajo, este es otorgado por la compañía y los trabajadores no tienen que costear de su bolsillo nada, según la ley.

585e147c20d84a1e6ec2c5d9bd5866e7

Deja un comentario