¿Qué habilidades blandas para poner en tu currículum?

Cuando se busca un nuevo empleo, hay que dar unos primeros pasos esenciales. A saber, redactar o mejorar tu currículum, buscar puestos vacantes en bolsas de trabajo online y prepararte para posibles entrevistas.

Tu currículum debe contener ejemplos en los que hayas mostrado habilidades duras y blandas. Las habilidades duras suelen ser capacidades técnicas y cuantificables, mientras que las habilidades blandas son una combinación de habilidades sociales e interpersonales que pueden formar parte de la personalidad de alguien y que se aprenden con la experiencia.

Tanto las habilidades duras como las blandas son valiosas para las empresas, y es algo que los reclutadores examinan cuando revisan las solicitudes de empleo. Al incluir ejemplos de habilidades interpersonales en su currículum, los equipos de contratación tendrán más información sobre su historial profesional y una idea de su personalidad.

Para personalizar aún más tu solicitud, haz referencia a la descripción del puesto y haz coincidir las habilidades blandas de tu currículum con las que aparecen en el anuncio. Prepárate para hablar de estas habilidades en tu entrevista para proporcionar más contexto. Estas son algunas de las aptitudes más demandadas que debes incluir en tu currículum.

Gestión del tiempo: La gestión del tiempo es una habilidad que merece la pena desarrollar, ya que los plazos ajustados y las entregas rápidas son tan comunes en el mundo empresarial.

Cuando incluya la gestión del tiempo en su currículum, explique brevemente una situación en la que haya tenido que priorizar tareas para cumplir un plazo. Esto demuestra a los reclutadores cómo maximizas la eficiencia y gestionas múltiples proyectos simultáneamente.

Habilidades de comunicación: Las habilidades de comunicación son la capacidad de compartir ideas o sentimientos y entender lo que se le comunica. Incluso si no eres un orador seguro, la comunicación puede incluir habilidades en la comunicación escrita, la escucha activa, la retroalimentación constructiva, la negociación y la colaboración.

Adaptabilidad: Los entornos de trabajo de ritmo rápido exigen personas muy adaptables. Ser adaptable significa que eres un pensador estratégico y creativo, lo que implica que sabes prepararte para lo inesperado. Navegar por la ambigüedad es un aspecto positivo a los ojos de los reclutadores, y comunicar eficazmente esta experiencia en su currículum podría conseguirle una entrevista.

Liderazgo: Los jefes de contratación sitúan las habilidades de liderazgo en lo más alto de su lista; afortunadamente, la experiencia de liderazgo puede venir de cualquier parte.

Puedes demostrar tus dotes de liderazgo en un currículum aunque nunca hayas tenido subordinados directos ni hayas dirigido un equipo. Piensa en situaciones en las que hayas delegado tareas, dirigido un proyecto o desarrollado un nuevo proceso para tu empresa.

Deja un comentario