Cuáles son las posibilidades de ganar una demanda laboral si soy empleado

Foto del autor
Escrito por Alfonso Ramírez

Redactor digital en México Emprende. 

En un mundo ideal, no tendría que ser primordial demandar a nadie para que nuestros propios derechos laborales sean respetados, no obstante, no ocurre de esta forma. La precariedad en el trabajo en el territorio es cada vez más enorme, al punto de que ni siquiera el estado con más proporción de empleos formales puede presumir tener siquiera la mitad de su población económicamente activa con un trabajo formal y prestaciones mejores a las de ley.

La misma precariedad gremial hace que diferentes derechos sean vulnerados. Por eso mismo, no es extraño además la preocupante proporción de despidos injustificados que se muestran a diario, puesto que es bastante seguro que, si no te ha pasado a ti, sí a una persona cercana o popular. El despido injustificado es ese que carece de un soporte legal para llevarse a cabo, y gracias a ello se debería de compensar al trabajador. Mas, la compensación no es pequeña.

Entre lo cual recibes como liquidación por ser despedido de forma injustificado, y lo cual recibes por una renuncia voluntaria, hay una enorme diferencia, en particular si en el camino reuniste años de antigüedad en la compañía.

No obstante, sólo algunas de las organizaciones son rectas referente a los despidos. Es recurrente que una vez que se desee despedir a un trabajador se le obligue a firmar una carta de renuncia voluntaria, situación a la que el trabajador puede entrar por alguno de dichos motivos: ignorancia de sus derechos, amenaza, o que, al instante de haber sido contratado, se le hubiera pedido firmar una hoja en blanco o una renuncia voluntaria. Este recurso es una jugada ilegal de parte de las organizaciones.

De esta forma puesto que, una vez que nos enfrentamos a un despido injustificado, donde además la organización no desea costear la compensación que por ley corresponde al trabajador, una de las modalidades que se nos ofrecen es meter una demanda de trabajo por  despido injustificado.

¿Qué tan posible es esta acción? Debes saber, primero, que una demanda de trabajo necesita tiempo y energía, y quizá inclusive dinero. Claro que te encuentras en tu derecho de realizarlo, sin embargo es bueno que anterior a optar por esta elección hagas cuentas para saber si te conviene o no el gasto, además de asesorarte con un experto en la materia.

No es imposible ganarlas, por cierto, frecuentemente el trabajador ganará si cuenta con las pruebas correctas, y a la compañía no le importa tanto, debido a que en ocasiones la solución a lo largo de el proceso es comerciar una reducción de la liquidación que le correspondería al trabajador.

Teniendo esto presente, puedes entonces ver qué es lo cual más te conviene. Rememora, sin embargo, no firmar nada con lo cual no estés de consenso, como una carta de renuncia voluntaria, ya que si lo haces de esta forma, no tendrás la posibilidad de luego hacer más. Antecedente de firmar cualquier cosa, debes asesorarte con alguien. No se te puede imponer a firmar nada en oposición a tu voluntad.

585e147c20d84a1e6ec2c5d9bd5866e7

Deja un comentario